Fundación 1º de Mayo | 15 de julio de 2024

Claudia Narocki, in memoriam

    Claudia Narocki desarrolló la mayor parte de su vida profesional en el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS-F1M) y fue pieza clave para la apertura y el desarrollo de algunos campos de trabajo como el calor, el radón o las nanotecnologías

    26/04/2024.
    Claudia Narocki

    Claudia Narocki

    Definir con una palabra a Claudia Narocki es sencillamente imposible. Nació en Argentina en el seno de una familia judía. Vivió y estudio en Israel, aunque siempre se definió como antisionista y defensora del pueblo palestino. Desarrolló su vida adulta en Madrid: primero como traductora de hebreo, y después como socióloga y experta en temas de salud laboral en Comisiones Obreras.

    La mayor parte de su carrera profesional se desarrolló en el Instituto Sindical Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) en el que fue pieza clave para la apertura y el desarrollo de algunos campos de trabajo: el análisis de las implicaciones del radón en la salud laboral, su papel determinante en la red de asesoras y asesores en prevención de riesgos laborales en CCOO, estudió sobre seguridad en máquinas, la importancia de los delegados y delegadas territoriales, las desigualdades en salud que afectan a las mujeres, los riesgos de las nanotecnologías, o su último gran trabajo respecto a las implicaciones del cambio climático en la salud.

    Si algo la definía en términos profesionales era su perseverancia, su búsqueda continua de conocimiento, para alcanzar ese objetivo soñado: la transformación sociopolítica y la consecución de una sociedad más justa, solidaria y sostenible.

    Pero Claudia no solo era una magnífica investigadora, era sobre todo una maravillosa persona que se desvivía por los suyos, especialmente, por sus dos hijos. No lo tuvo fácil, la muerte temprana de su marido supuso un duro golpe para ella. Pero Claudia sacó la fuerza necesaria, esa que siempre la ha caracterizado, para atender a su familia. Gracias por todo lo que nos has dado por el pedazo de vida que hemos compartido. Que la tierra te sea leve.