Política de cookies

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón 'Aceptar' o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón 'Configurar cookies'

Para más información consulta nuestra Política de cookies

Configuración de cookies

Desde aquí puede activar o desactivar las cookies que utilizamos en este sitio web, a excepción de las de técnicas, que son imprescindibles. Si no selecciona ninguna opción, equivale a rechazar todas las demás cookies.

Cookies técnicas y de sesión, estrictamente necesarias

Sesión: PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_*

Permiten mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web, son imprescindibles

Técnica: config

Guarda la confiruación de cookies seleccionada por el usuario

Cookies de terceros

Google Analytics: _gat, _gid y _ga

Utilizamos estas cookies para obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Están gestionadas por Google, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Facebook: _fbp

Cuando mostramos información incrustada de la red social Facebook, se genera automáticamente esta cookie. Está gestionada por Facebook, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Twitter: eu_cn, ct0, guest_id y personalization_id

Cuando mostramos información incrustada de la red social Twitter, se generan automáticamente estas cookies. Están gestionadas por Twitter, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Política de cookies

CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO. informa que este sitio web usa cookies para

  1. Asegurar que las páginas web puedan funcionar correctamente

  2. Recopilar información estadística anónima, como qué páginas ha visitado la persona usuaria o cuánto tiempo ha permanecido en el sitio web.

  3. Mostrar contenido de redes sociales, siempre relacionado con información de la organización de CCOO.

Informamos que contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de CCOO que podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.

A continuación encontrará información detallada sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este sitio web, cómo puede desactivarlas en su navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de cookies de terceros.

  1. ¿Qué son las cookies?

    Las cookies son archivos que los sitios web o las aplicaciones instalan en el navegador o en el dispositivo (smartphone, tablet o televisión conectada) de la persona usuaria durante su recorrido por las páginas del sitio o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre su visita.

    El uso de cookies permite optimizar la navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a los intereses de la persona usuaria, para proporcionarle una mejor experiencia siempre que visita el sitio web.

  2. Tipología, finalidad y funcionamiento

    Las cookies, en función de su permanencia, pueden dividirse en cookies de sesión o permanentes. Las primeras expiran cuando la persona usuaria cierra el navegador. Las segundas expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven (por ejemplo, para que la persona usuaria se mantenga identificada en el sitio web) o bien cuando se borran manualmente.

    Adicionalmente, en función de su objetivo, las cookies utilizadas pueden clasificarse de la siguiente forma:

    • Estrictamente necesarias (técnicas): Son aquellas imprescindibles para el correcto funcionamiento de la página. Normalmente se generan cuando la persona usuaria accede al sitio web o inicia sesión en el mismo y se utilizan para identificarle en el sitio web con los siguientes objetivos:

      • Mantener la persona usuaria identificada de forma que, si abandona el sitio web, el navegador o el dispositivo y en otro momento vuelve a acceder a dicho sitio web, seguirá identificado, facilitando así su navegación sin tener que volver a identificarse

      • Comprobar si la persona usuaria está autorizada para acceder a ciertos servicios o zonas del sitio web

    • De rendimiento: Se utilizan para mejorar la experiencia de navegación y optimizar el funcionamiento del sitio web

    • Analíticas: Recopilan información sobre la experiencia de navegación de la persona usuaria en el sitio web, normalmente de forma anónima, aunque en ocasiones también permiten identificar de manera única e inequívoca a la persona usuaria con el fin de obtener informes sobre los intereses de la persona usuaria en los servicios que ofrece el sitio web.

    Para más información puedes consultar la guía sobre el uso de las cookies elaborada por la Agencia Española de Protección de Datos en https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-07/guia-cookies.pdf

  3. Cookies utilizadas en este sitio web

    A continuación, se muestra una tabla con las cookies utilizadas en este sitio web, incorporando un criterio de "nivel de intrusividad" apoyado en una escala del 1 al 3, en la que:

    Nivel 1: se corresponde con cookies estrictamente necesarias para la prestación del propio servicio solicitado por la persona usuaria.

    Nivel 2: se corresponde con cookies de rendimiento (anónimas) necesarias para el mantenimiento de contenidos y navegación, de las que solo es necesario informar sobre su existencia.

    Nivel 3: se corresponde con cookies gestionadas por terceros que permiten el seguimiento de la persona usuaria a través de webs de las que CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO. no es titular. Puede corresponderse con cookies donde se identifica a la persona usuaria de manera única y evidente.

    TABLA DE COOKIES UTILIZADAS
    CookieDuraciónTipoPropósitoIntrusividad
    PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_* Sesión Imprescindibles Mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web 1
    config 1 año Imprescindibles Guardar la configuración de cookies seleccionada por el usuario 2
    Google Analytics (_gat, _gid y _ga) 24 horas Analítica, de terceros (Google) Permitir la medición y análisis de la navegación en las páginas web 3
    Facebook (_fbp) 3 meses Terceros (Facebook) Mostrar información incrustada de la red social Facebook 3
    Twitter (eu_cn, ct0, guest_id, personalization_id) Sesión Terceros (Twitter) Mostrar información incrustada de la red social Twitter 3

    Desde los siguientes enlaces puedes consultar la política de cookies de terceros: Política de cookies de Google, Política de cookies de Facebook, Política de cookies de Twiter

  4. Deshabilitar el uso de cookies

    La persona usuaria en el momento de iniciar la navegación de la web, configuró la preferencia de cookies.

    Si en un momento posterior desea cambiarla, puede hacerlo a través de la configuración del navegador.

    Si la persona usuaria así lo desea, es posible dejar de aceptar las cookies del navegador, o dejar de aceptar las cookies de un servicio en particular.

    Todos los navegadores modernos permiten cambiar la configuración de cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las Opciones o Preferencias del menú del navegador.

    La persona usuaria podrá, en cualquier momento, deshabilitar el uso de cookies en este sitio web utilizando su navegador. Hay que tener en cuenta que la configuración de cada navegador es diferente. Puede consultar el botón de ayuda o bien visitar los siguientes enlaces de cada navegador donde le indicará como hacerlo: Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

    También existen otras herramientas de terceros, disponibles on-line, que permiten a la persona usuaria gestionar las cookies.

  5. ¿Qué ocurre al deshabilitar las cookies?

    Algunas funcionalidades y servicios pueden quedar deshabilitados, tener un comportamiento diferente al esperado o incluso que se degrade notablemente la experiencia de navegación de la persona usuaria.

  6. Actualización de la Política de cookies

    CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO. puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a la persona usuaria que la visite periódicamente.

    Cuando se produzcan cambios significativos en esta política de cookies, se comunicará a través de la web.

Decenas de miles de trabajadores españoles viven explotados en Países Bajos en el epicentro de la logística europea

    El Estudio 105 de la Fundación 1º de Mayo, revela una penosa situación laboral que afectaría hasta a 50.000 trabajadores españoles reclutados vía ETT malviviendo en áreas insalubres, cambiando semanalmente de alojamiento y cobrando menos de lo que se les decía en España. Un algoritmo que emplean los gigantes del sector como Bol.com (el Amazon holandés) o Ingram Mircro mide la productividad y decide los despidos. La Embajada de España recibió en 2019 más de 100 quejas relacionadas con la situación laboral. La inmigración española en Holanda ha superado a la china y a la marroquí y sufre problemas de racismo y de convivencia con otras nacionalidades como la polaca.

    28/12/2020.
    Foto artículo Infolibre

    Foto artículo Infolibre

    La opinión pública no les presta atención en España, pero de este problema lleva hablándose desde hace al menos tres años: en 2019 se movilizó incluso la televisión, interesada en saber por qué miles de jóvenes españoles malvivían en campings insalubres de Países Bajos. O en por qué muchos no solo no ahorraban dinero sino que tenían que pagar a su ETT más de lo que ganaban en el sector logístico. El nuevo fenómeno migratorio hacia Holanda empezó en la anterior crisis (2008-2014) pero se ha exacerbado en los últimos años por la digitalización del sector -un monstruo en Holanda- y, últimamente, por el covid-19 que ha disparado el e-commerce a niveles inimaginables. Hoy el 90% de los productos que consumimos pasa por un almacén, según el sociólogo David Gaborieau, y eso tiene consecuencias laborales terribles para decenas de miles de españoles en el país de los tulipanes.

    Proliferan quejas de veinteañeros atraídos por promesas de un sueldo decente que al final se queda en migajas, de trabajadores españoles que cambian semanalmente de alojamiento de manera forzosa, de episodios puntuales de violencia, de despidos sin motivo aparente. Se dan problemas con la inmigración polaca -que llegó antes que la española-, episodios racistas con superiores holandeses (muchos se refieren a los españoles como "manitos") y casos de gente que se larga a Holanda a vivir con la promesa de que empaquetaría productos y está en casa sin trabajar y sin cobrar.

    Por el contrario, están quienes denuncian jornadas extenuantes de 18 horas sin descanso con achaques para la salud o llamadas para incorporarse al trabajo con media hora de antelación. Y planeando sobre la organización laboral de los contratados vía ETT, hay incluso un algoritmo llamado Isabel que mide el rendimiento de los expatriados de forma arbitraria, y en consecuencia decide su despido si considera que la productividad es baja. Todo este mejunje ha sido recogido en un monumental trabajo sociológico publicado el pasado mes de noviembre por la Fundación 1º de Mayo, de CCOO: Bienvenidos al Norte: Explotación de la nueva emigración española en el corazón logístico de Europa. Un epicentro marcado por el Puerto de Rotterdam, el más grande de Europa.

    infoLibre ha contactado con los autores del documento, coordinado por el profesor de la Universidad Complutense Pablo López Calle; con la embajada española en Países Bajos, que ha tomado conciencia del problema y habilitó en mayo un apartado en su web titulado Cuidado con las ofertad de empleo a través de Empresas de Trabajo Temportal (ETTs) en Países Bajos; con varias Empresas de Trabajo Temporal denunciadas por explotación, como Covebo o T&S o Team Tempo, que no han respondido a este medio. Y con una quincena de afectados españoles, a los que eufemísticamente se denomina flexworkers, llamados en su día por los cantos de sirena de un buen salario en un país de tradición abierta y liberal. Muchos de los testigos no han querido hablar y otros han pedido después que se les cambie el nombre por miedo a represalias. Y otros, que se borre directamente el testimonio que habían prestado horas antes.

    Las ETT mencionadas trabajan con multinacionales: Bol.com (el Amazon holandés, nueve millones de usuarios al año), Ingram Micro o Solvus. Para agravar la presión logística, Amazon acaba de construir su gran centro de distribución en la frontera germano-holandesa -sexto en Europa- y el gigante chino AliBaba construirá en Lieja (Bélgica) su centro de logística, el EWTP (Electronic World Trade Platform), la primera plataforma de e-commerce de Europa.

    El estudio cifra en 50.000 el número de residentes españoles, censados o no. El hecho de estar registrado en un ayuntamiento es un trámite crucial para obtener derechos como el acceso a la Sanidad, un problema recurrente entre los expatriados. Porque mucha gente está sin registrar, una práctica ilegal que fomentan las agencias de colocación al cambiar permanentemente de alojamiento a los expatriados, de manera forzada y de cámping en cámping. El informe de la 1º de Mayo cita un artículo de prensa que dice que Holanda no tiene localizados a 2,3 millones de trabajadores inmigrantes. La mayoría de la comunidad española pasará allí la Navidad porque es el periodo en que la logística está en su apogeo.

    El de los españoles es "un colectivo del que no se sabe prácticamente nada respecto de los motivos de la migración, sus condiciones de vida y trabajo, su integración social y sus intenciones", cita el estudio a partir de la encuesta The New Immigrant Survey del año 2018 en Holanda. Tan grande es la comunidad que las nacionalidades china y marroquí se han caído de las encuestas migratorias y se ha incluido la española. Por delante solo hay polacos, turcos y rumanos.

    Los problemas se dan nada más llegar. Erica llegó procedente de Valencia en 2017, siguiendo los pasos de su amiga Rosa. Ambas tenían Bachillerato y apenas 20 años. "El contacto español de la ETT (Covebo) me dijo que me recogería en el aeropuerto de Schipol, Ámsterdam", cuenta la primera. "Antes de embarcar, de repente me envía un WhatsApp diciendo que no podría ir a buscarme y me adjunta los siete enlaces de tren que me llevarían a un pueblo perdido. Al sexto tren me perdí y pagué 200 euros por un taxi". Al llegar no tenía cama y tuvo que dormir en un sofá en la habitación compartida de su amiga. El contacto español -que Erica identifica pero pide no dar su nombre introduce una nueva figura: la del explotador al servicio de las ETT que se mueve al filo de la legalidad entre ambos países.

    La nueva servidumbre capitalista

    A partir de aquí, ambas describen una movilidad laboral y residencial desquiciante. "Saltabas de una empresa cárnica a hacer cualquier otra cosa relacionada con la logística. Teníamos problemas de espalda por el frío que hace en los almacenes. Llorábamos al ver nuestras nóminas". Contactaron con un abogado porque al cobrar "te quitaban impuestos que no existían". Sobre el alojamiento, empezaron en un "bungalow en un camping relativamente decente" que compartían con otros inmigrantes. Luego, cada semana les trasladaban a un camping peor ("camas sin sábanas", "casas marcadas por una cruz roja para identificarnos") hasta que finalmente les alojan en un psiquiátrico abandonado en medio de la nada, sin Internet y completamente deteriorado. Convivían una quincena de personas, polacos y españoles, y relatan casos de violencia de género entre los polacos.

    Para López Calle, que la explotación masiva a trabajadores españoles no haya causado aún un revuelo sigue siendo una "incógnita". "Con la logística hay una gran aceptación por parte de la opinión pública: al abaratarse los costes, hay una sensación de participar del beneficio al comprar. Es un poco como criticar el modelo laboral de los rider y encargar comida para llevar a un mensajero precario en su bici, no deja de ser una contradicción social", razona. El equipo investigador hizo varias estancias en Países Bajos durante un año y medio.

    Antonio Pedreño, profesor de Sociología de la Universidad de Murcia y co-autor, detalla la experiencia de ver funcionar el puerto de Rotterdam. "Al final del dique entraba a puerto un inmenso buque lleno de containers, un Maesrsk clase Triple E, de los más grandes del mundo, equivalente a varios cientos de camiones tráiler". El problema viene después porque, una vez se descargan, las mercancías pasan a los numerosos centros de logística en un radio de 70 kilómetros alrededor de Rotterdam, que es donde principalmente faenan los españoles.

    "Quienes distribuyen esas mercancías por media Europa parece que no existieran", denuncia Pedreño. "Carecen de política migratoria, son trabajadores desafiliados malviviendo en camping o albergues, o en el mejor de los casos, alquilados en viviendas compartidas, y siempre, siempre esperando que ese día los llamen a trabajar. Son una nueva servidumbre bajo mando capitalista".

    A puñetazos en zonas comunes

    La Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de la Embajada de España en Países Bajos recibió 102 quejas en 2019, "la mayoría relacionadas con problemas laborales", revelan en el organismo. "Los españoles se quedan con una idea falsa, que les van a pagar 1.600 euros", dicen fuentes del Ministerio de Exteriores consultadas por este medio. "Luego vienen por ETT, se les aloja en varios sitios, se les quita dinero por todos lados de la nómina y se frustran", agregan estos consultados. En ocasiones les sale a pagar dinero a la empresa. "La realidad es que en ningún momento las ETT te garantizan que vayas a trabajar 40 horas semanales y a las nóminas les dan luego un tijeretazo que les impide ahorrar".

    Los datos de la Embajada arrojan unos 49.000 españoles inscritos y otros 5.000 que no lo han hecho ante ningún ayuntamiento. Varias fuentes confirman que muchos de los españoles recientemente instalados en Países Bajos son ciudadanos de origen venezolano con nacionalidad española, confirmando el auge de la inmigración venezolana en los últimos años.

    El desahogo de muchos españoles se produce en páginas de Internet: "Me vine hace mes y medio a trabajar a una ETT. Me prometieron coche para desplazarnos al trabajo pero no me dieron nada. A mí y a otros nos metieron en unas habitaciones compartidas y llenas de mierda, con uno de recepción súper racista con todo lo que no fuera raza aria", contaba recientemente un usuario en Facebook. "Hemos tenido que aguantar peleas a puñetazos en zonas comunes de hoteles, residencias o campings. Y cualquier excusa es buena para dejarte en la calle, como me ha pasado a mí: entraron de noche en los cuartos sin avisar y me pillaron una bolsita con dos petas. Estamos en un Airbnb desde hace semana y media, pero nos piden 2.500 euros por quedarnos en diciembre, una locura... Si alguien sabe de alguna habitación o estudio asequible, por favor, háganmelo saber".

    Los autores del estudio han hablado con casi un centenar de expatriados. Uno les cuenta su experiencia en los bungalow: "El grupo de seguridad [del camping] era totalmente atroz. Yo no fumo pero recuerdo un chaval que conocí en el siguiente camping que era argentino, que fumaba y le pillaron fumando un porro, fuera de su vivienda. Y paliza y al hospital directamente. Una cosa tremenda". El profesor Pablo López Calle afirma tener documentados "casos de brotes psicóticos y consumo de ansiolíticos por el nivel de incertidumbre sobre si me llamarán o no, no saber con qué personas vas a convivir… ".

    El algoritmo que juzga la desmotivación

    Cristian Bailén, ex trabajador de la agencia T&S y creador del grupo de Facebook, Españoles en Tillburg (más de mil seguidores), sufrió en sus carnes a las agencias de colocación antes de regresar a España y poner rumbo a una vida mejor. "La High Season (temporada alta) es a partir de septiembre y alcanza su pico en noviembre diciembre. A partir de enero, solo consiguen quedarse o quienes hablan inglés o quienes trabajan mucho y bien. Estos últimos pueden encontrar buenos trabajos. La mayoría, el 90%, termina regresando a España". Bailén apunta a lo que para él es el gran obstáculo: "Si no te registras, no puedes afiliarte a un sindicato, no puedes acceder a la Sanidad. No estás, en definitiva, en Holanda. La ley holandesa dice que tienes que ser informado de la opción del registro en el lugar donde te ofrecen trabajo. Eso no ocurre y te mueven de un lado para otro. Las autoridades españolas no hacen nada".

    El algoritmo Isabel mide la productividad de los trabajadores. "El algoritmo que gestiona la vida laboral es Big Data que opera con memoria acumulada", explica el profesor López Calle. "Se basa en funciones matemáticas que toman decisiones en función del recuerdo de anteriores decisiones empresariales, incluidos los despidos. Juzga la desmotivación o la disciplina. Es racionalidad económica pero no empresarial. Se despiden a trabajadores con ratios de productividad muy altos, porque la lógica de Isabel se mueve en el corto plazo".

    Hay opiniones alternativas a la explotación. Marcos, que ha llegado a alcanzar rango de jefe o coordinador, dice estar "harto de ver a españoles con bajo nivel de inglés y que lo quieren todo hecho". "A la oficina me vienen quejas de todas las maneras, pero es cierto que hay problemas con los reclutadores en España que se traen a la gente a Holanda. La gente firma los contratos con las empresas sin leerlos antes y se convierten en flexworkers, personal disponible las 24 horas para lo que la empresa necesite".

    La diferencia de Marcos con la mayoría es la cualificación: él tenía estudios universitarios y experiencia laboral en distintos países, lo que le permitió asimilar el ritmo y obtener unos ingresos. "He visto barbaridades, es cierto. Casos en los que el reclutador no estaba en contacto con la agencia en Holanda, envía gente y la deja tirada en Eindhoven. O una agencia que cogió a varios trabajadores y los metió en un almacén con colchones, un caso que terminó en juicio". Según este coordinador, "en Holanda se quedan un 2% de los que vienen".

    El febrero de 2019, El País reportó la situación y contactó con un reclutador en España: "Llevo cinco años mandando gente a Holanda. Emigrar no es fácil", decía esta persona de los emigrados. "Pero algunos no acuden al trabajo, se drogan con marihuana y llegan a conducir en ese estado. Se les aloja en casas en las ciudades y en algún camping, pero pocos".

    Ciudades impersonales

    El informe de la Fundación 1º de Mayo aborda el problema global de la logística, y sitúa el "punto de partida" en 1975 en el G-6, la primera reunión de líderes de las economías mundiales celebrada en el Castillo de Rambouillet. En aquella discusión, en plena crisis capitalista, el entonces canciller alemán Helmut Schmidt tomó la palabra y aventuró lo que sucedería casi medio siglo después: “Dados los altos niveles de salarios en Europa, no puedo evitar creer que, a la larga, la industria textil tendrá que desaparecer. Los salarios del Este de Asia son muy bajos comparados con los nuestros. La industria textil alemana es viable, pero desaparecerá en diez o doce años”.

    Desde entonces, Los centros de producción manufacturera se han ido deslocalizando a Asia de manera frenética mientras que los centros logísticos se han hecho fuertes en Europa. "Las viejas fábricas fordistas abandonarían el norte de Europa con destino al sudeste asiático. Los salarios bajos y los avances tecnológicos posibilitarían la producción de ingentes cantidades de mercancías que serían transportadas hacia Europa a través de los grandes barcos cargados de containers", resume el informe de CCOO.

    Como consecuencia de lo anterior, la morfología de muchas ciudades está cambiando rápidamente en torno a lo que se conoce como Northern Range europea: los puertos de Dunkerque, Zeebrugge, Gante, Amberes, Amsterdam y -el más importante- el puerto de Rotterdam debido a la velocidad que se exige al transporte (just in time) y a los hábitos de consumo, cada vez más fundados en comprar online. La creación de hubs logísticos ni muy cerca ni muy lejos de los grandes puertos multiplica el tamaño de las ciudades a base de polígonos impersonales dotados de enormes almacenes, algo que no es exclusivo de Europa: en el Corredor del Henares, Zaragoza, Vitoria, Miranda de Ebro o la Provincia de Jaén el monstruo logístico no para de crecer. Sus consecuencias serán impredecibles.

    Cambio a mejor

    La irrupción del covid-19 a comienzos de 2020 cambió un poco la situación. A mejor, detallan en la Embajada en La Haya. "El Gobierno de Países Bajos se puso en contacto con nosotros para repatriar lo antes posible y en las mejores condiciones a los empleados españoles, sobre todo a los que no tuvieran un contrato fijo ni los medios de aguantar en el país". Algunos testigos de esa operación relata que las autoridades de ambos países "se pusieron las pilas" para evitar males mayores.

    Los sindicatos holandeses se están haciendo eco de la situación, y la Federación de Sindicatos Neerlandeses (FNV, en el idioma local) ha tomado nota y está contactando con inmigrantes españoles para que se afilien y dispongan de los servicios de las organizaciones en defensa de sus derechos. Paralelamente, el diputado del Partido Socialista (SP, ideológicamente más cercano a Podemos que al PSOE) Emile Roemer ha presentado un informe ante el Parlamento de los Países Bajos para estrechar la vigilancia sobre las agencias que contratan trabajadores extranjeros para operar en el sector logístico. Según Roemer, "se dan casos en los que varios trabajadores son hacinados en una habitación. Esto tiene que terminar ya".

    * Artículo de Pablo García (pgarcia@infolibre.es / @PabloGarciaB), publicado el 28/12/2020 en Infolibre